Style With Lilly | ZUHAIR MURAD COUTURE 2019
1600
post-template-default,single,single-post,postid-1600,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

ZUHAIR MURAD COUTURE 2019

Desde 1999 cuando hizo su primera aparición en las pasarelas de Roma, Zuhair ha construido un imperio estético que nos invita a una fantasía femenina.  El estilo de este diseñador se distingue por su feminidad y audacia en el manejo del lujo, ya que Zuhair Murad logra en cada una de sus creaciones una perfecta obra en el diseño, terminados con la opulencia exacta sin ser demasiado, un estado en el gusto que va de la mano con las nuevas tendencias en el tipo de vestidos que estamos acostumbrados a ver en sus creaciones. Nunca serán vestidos de princesas, son obras esculturales con maestría de alta costura, sus acabado exquisito y cuidadosos sorprendan en la pista.

La paleta de colores era encantadora, avanzando hacia atrás desde tonos azules, negros inspirados en la profundidad del océano, a través de todos los tonos concebibles de turquesa, aguamarina, rosa cáscara y coral, alcanzando la calidad luminosa de nácar, gris abulón y plata en la final. El estilismo fue minimalista, cabellos húmedos, maquillaje simple pero con una apariencia de perla. Mujeres llamativas, aunque poca diversidad racial.

Al tratarse de alta costura, los detalles son esforzados, vestidos largos, cortos, con volumen llamativo y delicados. La inspiración estaba concentrada en la fuerza de los océanos, los colores que se manifiestan en la profundidad del agua y la luz.  Cada pieza se imaginan como tierras de ensueño fantásticas, ciertamente no como las tierras baldías futuras infestadas de plástico y en peligro de extinción que en realidad son. La conversación sobre sostenibilidad tiene un largo camino por recorrer antes de aterrizar en estas costas. Ojalá que la sostenibilidad salga del camino ligeros de marcas pequeñas y se demuestre que es una necesidad, tanto así que esto escale al Haute Couture.

Está claro que esta marca es una fábrica de cuerpos delineados y perfectos para la industria del modelaje, sus diseños son una sensación joven y contemporánea. Aquí, estaba en su mejor momento cuando trabajaba en formas elegantes y con unas formas perfectas en la construcción de las piezas, sensuales más que abiertamente sexys, como en una serie de largos números de tul de seda con lentejuelas y mucho brillo. El tren era una especie de leitmotiv de la colección; un piso en varios tonos azules profundos, ondas y figuras perdidas. La gasa de seda en capas, fue atado en la parte posterior de un traje minifalda a medida, bordado profusamente. Llevado con un sujetador a juego. Botas, sandalias y cinturones acompañaron cada vestido; incluso uno con bases menos formales, pero con una cola fluida como el mar. Hubo un vestido plisado con los tonos perfectos, como un caracol coralino y tornasolado.

El desfile fue una escala de colores y tonalidades, brillos moderados y la transmisión magistral de una onda ecléctica en consecución de fuerza, cada uno de los vestidos tenían la fuerza en los hombros, algunos dejando la espalda libre, piernas armadas y despampanante. Transparencias notorias, cinturas marcadas y largas colas que ofrecen una velada de Hollywood.

El poder femenino no solo se notó en los vestidos, un suit blanco impactó visualmente por su perfecta apariencia, una pierna abierta, un hombro que se extendía en su caída y  un péplum clásico en la figura de Murad. El cierre estuvo para un cargado vestido, amplio en su cola, un tocado brillante, piedras preciosas y un detalle femenino en los guantes y la carga feminina que siempre presenta la marca en cada desfile.

Fotos: Marie Claire  

No Comments

Post A Comment