Style With Lilly | XENOFOBIA EN LA MODA
964
post-template-default,single,single-post,postid-964,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

XENOFOBIA EN LA MODA

PORQUE LA MODA NO ES UN ASUNTO SOLO DE ROPA.

Todos queremos ser parte de la moda pero no de las implicaciones que esta nos lleva, todos somos fashionistas, pero pocos conocemos los contextos en que la moda se mueve, somos sensibles y muy críticos de lo que sucede a nuestro alrededor y cuestionamos sin pensar lo que haga o no la industria, incluso somos más fuertes con nuestros propios colegas.

La moda durante mucho tiempo ha sido clasista, limitante, exclusiva y hasta excluyente. Pero lo que no podemos permitir de ella, es la Xenofobia, todos somos iguales aunque no hagamos parte de ciertos círculos, o condiciones migratorias que son tratadas desde la ilegalidad.

A finales de Junio y dentro de un contexto de máxima sensibilidad social y política, la separación de padres e hijos inmigrantes, aparece en el radar de la prensa un mensaje escrito en la parte posterior de la chaqueta que llevaba Melania Trump durante su viaje a la frontera con México, cayó como una bomba. “EN REALIDAD NO ME IMPORTA, ¿Y A TI?’, se podía leer en la parte de atrás de una chaqueta de Zara. No puedo afirmar si este acto fue intencional o no, pero de entrada genera dudas y malestar.

Las redes en seguida se hicieron eco del mensaje, destacando que demostraba el nulo interés de la primera dama por la suerte de esos pequeños separados de sus padres, algo que contrasta con las informaciones aparecidas en los últimos días que indicaban que Melania Trump había quedado horrorizada al conocer la noticia y que ha presionado a su esposo para que firmara la orden ejecutiva que pusiera fin a esas separaciones. De hecho, durante su visita insistió en que las familias fueran reunidas de nuevo lo antes posible.

El propio Trump intervino en Twitter para decir a quién iba dirigido el mensaje de la chaqueta. “El mensaje escrito en la espalda de la chaqueta de Melania va dirigido a los ‘Fake News Media’. Melania ha aprendido lo deshonesto que son y ya realmente no le importa”.

foto: caption de twitter de Trump.

Melania llevaba puesta esa prenda cuando embarcó en su avión a las afueras de Washington para dirigirse a Texas, y también cuando descendió de la aeronave a la vuelta y se dirigió a la Casa Blanca, según captaron los fotógrafos presentes.

La primera dama no llevó la gabardina durante su visita a McAllen (Texas), donde visitó un centro de detención temporal para menores inmigrantes y otras instalaciones gestionadas por la Patrulla Fronteriza en esa localidad.

Pero cerrado este capítulo, la moda ha tenido otros momentos donde la carga discriminatoria es obvia y además no se puede perdonar este error a marcas que tienen mucha experiencia y conocen lo que significa la comunicación NO VERBAL.

El año pasado, el diseñador brasileño Ronaldo Fraga fue protagonista con su desfile Génesis de un encuentro entre la moda y el arte contemporáneo. Todo ocurrió una noche en el marco de la BIENALSUR, plantado en el ex Hotel de Inmigrantes.

Allí, diversas personalidades del arte, la cultura y el deporte, vistieron más de 30 piezas contra la xenofobia, que valorizan las raíces de los inmigrantes y los pueblos originarios latinoamericanos Fraga, conocido como “el poeta de la moda”, encontró en la Bienal un marco propicio para expresar y reivindicar la riqueza cultural de los sudamericanos, a través de una colección inspirada en una amplia investigación antropológica de los saberes de los pueblos originarios y de los que llegaron a este continente.

En un momento en el que crece la xenofobia, el miedo y el rechazo al otro, este crisol de orígenes se tradujo en un desfile cuyas piezas después serán parte de una exposición en el MUNTREF Centro de Arte Contemporáneo que pretende recorrer varias ciudades.

Con esta acción BIENALSUR abrió un espacio para que la moda sea abordada como un medio de expresión del arte contemporáneo y sirva de  soporte de manifestaciones artísticas de algunos creadores que encuentran en los diseños un medio para expresar las inquietudes y miradas sobre la actualidad.

En plena globalización, donde solo se necesitan unos segundos para conectar con cualquier persona en cualquier parte del mundo, todavía existen situaciones en las que parece necesario un llamamiento a la igualdad y la tolerancia entre seres humanos de distinto origen. Por eso, tras el Brexit, la firma británica Jigsaw, en la que trabajan personas de hasta 45 países distintos, ha decidido celebrar la inmigración a través de una nueva campaña porque asegura que, sin ella, “estarían vendiendo sacos de patatas”.

Hay una ola de racismo y xenofobia que arrasa en todo el mundo, más aún ahora después de las elecciones en Estados Unidos. De hecho la comunidad de famosos de Hollywood han mostrado su disconformidad con las medidas migratorias de Trump, que han llevado a rostros tan conocidos como Gigi y Bella Hadid a manifestarse en las calles a favor de la igualdad.

El ojo del huracán también tomó por sorpresa a la marca Hennes et Mauritz (H&M) publicó una imagen en la que muestra a un niño de raza negra portando una sudadera en la que puede leerse la frase: “Coolest monkey in the Jungle” (El mono más genial de la selva).

La empresa se disculpó por las numerosas acusaciones. Sin embargo, la foto de la prenda aún se puede ver en la tienda online. Pero no es la primera ni la única marca que se ha visto acusada de discriminación.

En el 2014, la marca Zara tuvo que retirar de los anaqueles una camiseta infantil de rayas con una estrella amarilla bordada, que provocó polémica, por parecerse a los uniformes de los judíos en los campos de concentración nazis.

Versace también es una marca que quiso apropiarse de la diversidad con una imagen fresca e innovadora, pero les resultó lo contrario. En la imagen está Gigi Hadid como imagen de madre multiracial. Pero la polémica es la niña que va en la carreola, pues lleva cadenas, un posible accesorio que más bien podría asociarse a la esclavitud.

Gucci también estuvo en la mira, pues en Reino Unido les retiraron una campaña por hacer una apología con la anorexia. En la escena se observa una mujer sentada en el sofá y otra apoyada en una pared. El diseñador de la firma se defendió diciendo que a las modelos no se le veían los huesos y que ella más bien estaban delgadas y tonificadas.

El caso más reciente fue con Moschino, pero este hay que leer entre líneas. La firma italiana presentó su campaña Otoño-Invierno 2018/2019 donde el concepto ‘Alienígena’, centra todas las miradas. Kaia Gerber y Gigi Hadid son las protagonistas de una arriesgada creación de Moschino, donde nada es casualidad.

Los desfiles del pasado febrero dejaban ver las primeras pinceladas del resurgir de Jackie Kennedy de la mano del director creativo, Jeremy Scott. Pero ha sido esta misma semana cuando por fin han salido a la luz todos los detalles y las primeras imágenes de Gigi y Kaia con la piel azul y naranja respectivamente.

Una campaña denominada Alien Nation que ha traído consigo grandes críticas unidas a los recientes acontecimientos sobre la política migratoria en EE.UU. Usuarios de Twitter e Instagram consideraron oportunista y desafortunada el nombre escogido.

Críticas que provocaron que el mismo Scott contestara en su cuenta personal, dejando claras las intenciones y el mensaje concreto de la campaña.

“El concepto de mi campaña es atraer la atención a la dura postura que tiene la administración de EE.UU en contra de los inmigrantes ilegales”, escribía el director creativo de Moschino en el pie de foto de una imagen de Gigi. Esta campaña es una manera de abrir la discusión acerca de qué realmente es un extranjero. “¿Son naranja, son azules, amarillos, verdes? ¿Esto realmente importa? Ellos son nuestros amigos, nuestros compañeros de trabajo, nuestros vecinos, parientes, personas a las que amamos”, concluía con firmeza Scott.

La respuesta contundente ha sido apoyada en forma de comentarios positivos que aplaudían las palabras (y la campaña de Moschino). A pesar de ello, las críticas por el título siguen creando suspicacia y dudas entre usuarios de Instagram, y en la propia imagen publicada del diseñador continúa el debate sobre ello.

Pero el debate queda de manera personal, debemos analizar nuestras acciones, a qué marca estamos comprando, por qué lo hacemos y qué mensaje estamos enviando con ellas.

HAGAMOS DE LA MODA ALGO POLÍTICO, PAZ EN EL MUNDO¡¡¡

FUENTE DE IMÁGENES: elperiodico.com

      businnesinsider.com

No Comments

Post A Comment