Style With Lilly | Makeup, un arte natural
770
post-template-default,single,single-post,postid-770,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Makeup, un arte natural

Cada persona que lo usa debe considerar su estilo, el tipo de maquillaje, los colores y hasta el volumen de uso. Todos podemos ser artistas de lo personal. En 2018 el maquillaje promete explorar un sinfín de estados de ánimo que pueden convertirse en realidad a través del diseño y el color. Estas son las directrices que los ‘make up artist’ han dictado, como cada año, para los meses que vienen.

Para los expertos, “aquellos días en los que los artistas dictaban las tendencias que debíamos imitar, son cosa del pasado”. Y es que según estos, la pasarela es una fuente de inspiración que refleja a la perfección que la belleza ya no es convencional y las excepciones son cada vez más aceptadas. Esas excepciones ya no se afrontan como un desafío y el concepto de diversidad es, por fin, la nueva normalidad.

La primavera de 2018 se presenta de mil formas y condiciones en cuanto a maquillaje, pero con un denominador común: que se vea como algo “fresco”. La razón: igual que la moda se centra en lo pasado hecho nuevo, la belleza también acondiciona y lo vintage se reinventa. Así, las referencias retrospectivas son lógicas y más común en este viaje estético. 

Se habla de un maquillaje honesto, ese que representa  lo que somos, la consideración de lo natural, es por si mismo un estándar de belleza. Un concepto que se reencarna por igual tanto en pasarela como en la vida real, (no makeup), puede ser una piel libre de maquillaje, pero si un bloqueador solar que proteja nuestra piel. 

 QUE VIVAN LO OJOS. 

Tus ojos pueden ser los protagonista y dejar descansar la piel. El delineado no desaparece por completo sino que evoluciona con nuevos matices. Las líneas líquidas van desde las formas más elegantes, como las alas o los ojos de gato, hasta formas más experimentales (desconectadas, irregulares…). Y es que en 2018 sigue con fuerza la idea de la singularidad en el rostro, la que hace permanecer un sólo elemento en la cara que no necesita de acompañantes.

GLIMMER PODEROSO.     

A través de una ligera huella en los párpados, tan sólo una pizca en los pómulos, a través de un trazado alrededor de la línea de las pestañas o resaltando sólo las esquinas interiores de los ojos. Así se presenta la tendencia más atrevida del año. El brillo que muchos temen, pero es el que hipnotiza las miradas en la calle. 

                                                       

El “GLOW” SIN    MAQUILLAJE. 

Conseguir un brillo natural y discreto es un imprescindible en cualquier repertorio de belleza, un efecto pulido y distinguido que funciona hasta en el más sudoroso de los escenarios. Ejemplo de ello fueron los toques maestros de la reina de los maquilladores Pat McGrath. 

 

MINIMALISMO 

Ilumina los pómulos, el puente de la nariz y el arco de cupido con polvos traslúcidos para conseguir el  de brillo.Cat eye borroso, creado con una línea de kohl difuminada con el dedo, (tips que cualquier maquillador profesional usa).

Estos son estilos de moda que los directores de maquillaje crea en colaboración con las marcas de moda y la industria. Modifican, sustraen de otras épocas, copian y reciclan. Generan un impacto en nuestro consumo y modifican la interpretación de la belleza. Pero lo que debemos tener presente, es que nunca podemos cambiar nuestros encantos por tendencia, debemos sentirnos a gusto con cada elección de estilo y tener claro quienes somos. 

Fuente de fotos @maccosmetic

No Comments

Post A Comment