Style With Lilly | LUNA DEL PINAL, LA SOSTENIBILIDAD NO ES UNA MODA.
2041
post-template-default,single,single-post,postid-2041,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

LUNA DEL PINAL, LA SOSTENIBILIDAD NO ES UNA MODA.

Siempre será un desafío para cualquier diseñador tomar la decisión de incorporar la sostenibilidad en los proceso de la marca, pero en estos tiempos, es más una necesidad que moda.

La historia de Luna Pinal, según lo cuenta su biografía dice que “comenzó durante un viaje a Guatemala donde los diseñadores textiles Gabriela Luna y Corina del Pinal intentaron dominar una de las técnicas de tejido más antiguas del mundo”. Gabriela y Corina se conocieron en la universidad, ambas cursaron estudios en prestigiosas instituciones de diseño en Londres. Visionarias que buscaban crear una marca conectada con las tradiciones y la fuerza del legado milenario. Ellas querían aprender el tejido de cintura, un arte antiguo que es fundamental para la cultura guatemalteca en el producción de ropa y textiles.


Este par de guatemaltecas viven en el Reino Unido, pero llevan en la esencia de la marca el patrimonio artesanal a un nuevo nivel de complejidad, pues desarrollan patrones experimentales que son lo más sofisticado del momento, siluetas, tejido y bordados muestran la calidad de sus diseños. Imprimen un diseño bajo concepto de la simplicidad pero que llaman a la vista por sus detalles modernos y de alta moda.

Definitivamente, la sostenibilidad no es un tema de moda y es una necesidad que la moda grita con urgencia, estamos en un punto del mercado y del medio ambiente que ambos necesitan trabajar y mantener la empatía, donde la moda y sobre todo los textiles, son producidos de forma masiva y sin límite. Luna del Pinal, la marca ofrece telas únicas y enteramente tejidas por asociaciones guatemaltecas locales específicamente para la marca.

Sin duda la propuesta es una opción al nuevo lujo, una marca que enfrenta el rigor de lo sostenible, pero no pierde el diseño y el foco de mostrar una propuesta dentro de la competida industria. Aplican sus conocimientos de cada escuela laboral, como: Gareth Pugh, Christopher Kane y JW Anderson. Además implementan técnicas ancestrales de su país natal y las artesanías que son el símbolo de Luna del Pinal.

Este es uno de los artes más antiguos para la cultura guatemalteca, en la producción de ropa, crean nuevos textiles en un entorno natural de Xela y otras zonas del país, afianzando las tradiciones y el patrimonio artístico de la comunidad local. Esta tradición de la artesanía verdadera construye el lenguaje de lo que yo interpreto como el nuevo lujo, marcas que se toman en serio el trabajo de aprender y compartir nuevas identidades sin dejar a un lado la estética y el valor de conservar el entorno.    

Precisamente son sus técnicas y tejido la gran propuesta de valor, la riqueza de la apariencia de las prendas, la producción y cada elemento que componen sus colecciones. Yo no tenía idea sobre ellas, pero su marca lo hace todo y amplía el talento de América Central. Cada prenda es un gesto que  llama la atención por primera vez. Una variedad de texturas de acabado artesanal que dan forma. Además que tienen claro que hay que reemplazar cantidad por calidad, ya que si la calidad es mejor se reduce el consumo de prendas y así mismo los materiales que componen sus prendas. Entonces ahora debemos analizar a quién le compramos y que hace al interior de su marca.

Fotos fuente: /www.lunadelpinal.com Vogue Italia.

No Comments

Post A Comment