Style With Lilly | LOS HOMBRES DE DONATELLA.
842
post-template-default,single,single-post,postid-842,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

LOS HOMBRES DE DONATELLA.

Spring-Summer 2019

 

Pocas marcas de moda pueden presumir de tener una identidad tan marcada y reconocible como la de Versace. Fundada por el modisto italiano Gianni Versace en 1978, la marca cambió nuestra forma de entender la moda. Gianni tenía veinte años cuando empezó a diseñar ropa para su hermana Donatella, que en aquel momento contaba con diez años de edad. Su cultura de marca es una astuta muestra de sexualidad y exageración; una comprensión de estilo de Italia de los 80`s. Colores vibrantes y un dorado en su total expresión.

    

En esta oportunidad, Versace presentó en Milán una colección destinada para hablar de hombres, varones con un estilo diversificado y atrevido. Una pasarela marcada por tendencias, colores en neón y estampados típicos de la marca, pero con una evolución de diseño. fue como un gran abrazo para el chico de todos los días de Donatella Versace, quien expresó que había terminado con la perfección. En cambio, ella está interesada en personas naturales, cotidianas y expresivas, que pueden hacer conexiones naturales con su entorno. «La belleza en sí misma es aburrida», dijo la diseñadora. «Quiero un hombre imperfecto, seguro y que no tenga miedo de mostrar su personalidad». Esto una declaración de valor que una marca como esta que siempre le apostó por la opulencia de la perfecta imagen, tome esta decisión de radical ajuste. Un discurso diferente y basado en la realidad. Aunque los modelos que eligió no se nota tanta diversidad o una símbolo de belleza sacada de algo atípico. Solo un modelo colombiano, caleño, Salomón Díaz es el nuevo símbolo del talento y belleza de Colombia en Europa.

Sensación fresca y llena de colores psicodélicos y patrones de remolinos, la colección tomó las generaciones y mezcló los códigos de la casa con nuevos conceptos. Los hombres llevaban pantalones vaqueros suaves y holgados con chaquetas a juego de rayas anchas o sobretodos de los años ochenta, mientras que los trajes se usaban con camisas amplias y con detalles de joyas por debajo de las prendas. Otros tops eran de los setenta, con ajustes y cubierto de estampados de flores brillantes sobre un fondo negro. Un juego de colores difícil de combinar para Colombia, pero perfecto para Europa. Ojalá los hombres locales tomen nuevas decisiones de estilo y se adapten a una mirada de estilo.

   

Otras camisetas eran iridiscentes, transparentes y flotantes. Durante los casi 13 minutos de desfile, el patio del palacio Versace en Via Gesu, con música del dúo sudafricano Faka. Los asistentes al show vieron prendas que vestían trajes brillantes y accesorios en rosa y verde Chartreuse.

La mayoría de las piezas se entrecruzan de hombres a mujeres, incluida la falsa pitón roja para pantalones y chaquetas de camisa. Los sombreros de cubo y los tejidos acanalados con bordados brillantes en las mangas no tenían género, sino un individuo.

    

Versace también trabajó en un periódico tabloide recortado con titulares de titulares como «Versace Finally Speaks Out», burlándose de todas las noticias, verdaderas, falsas y especulaciones que siempre circulan de la casa.

La sexualidad masculina (especialmente hetero) está pisando suavemente en 2018. Apoya  Versace a varios arquetipos masculinos y trata de no sesgar el lente. Esta colección de ropa masculina se presentó en contra de una cápsula femenina complementaria, no Resort, para dar una mejor idea del mundo total de la marca. Esa noche, debajo de un tejado los hombres y mujeres de Versace corrieron a través de un sugerente aluvión de estereotipos. Primero vino el traje de poder, la refrescante mezclilla y camisetas impresas con la impresión sensacionalista de la temporada.

    

Esta colección nunca fue exclusivamente para hombres, el énfasis puesto únicamente en la silueta y la textura, más los dos trajes fluorescentes, tenían menos que ver con la orientación que con la confianza. En general fue un avance sofisticado de la estética masculina, se notó el avance de la mirada, posicionando al hombre en un espacio de elección libre de estilo y mostrar sus deseos de moda en un completo espacio de sofisticación de tendencias mundiales

fuente de las imágenes: © us.fashionnetwork.com

No Comments

Post A Comment