Style With Lilly | LA MAGIA DE DISNEY, CREA UN NUEVA CINTA LLENA DE MODA Y FANTASÍA.
1478
post-template-default,single,single-post,postid-1478,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

LA MAGIA DE DISNEY, CREA UN NUEVA CINTA LLENA DE MODA Y FANTASÍA.


Todas y todos hemos querido vivir un cuento de fantasías, disfrutar la moda y el espíritu que una historia mítica nos narra desde la pantalla; vestidos amplios, corset, maquillaje exagerados, zapatillas de cenicientas, peinados a lo María Antonieta y, nunca sobra un príncipe nunca sobra, aunque siempre hay más sapos que príncipes. Pero no vine a hablar de romance, sino de la nueva película de Disney. “El cascanueces y los cuatro reinos”. La historia transcurre en un Londres elegante del siglo 19, una transición victoriana que se presente con looks sumamente elegantes, misteriosa y con una alta preocupación por la clase y el glamour de la sociedad. Esta cinta es una versión optimista, aunque los Stahlbaum están lidiando con la muerte de Marie, su querida esposa y madre. Esa lucha se convierte en el trampolín para Clara, el viaje de autodescubrimiento del personaje principal.

Para diseñar el vestuario de esta cinta la encargada fue Jenny Beavan, mientras que los peinados y el maquillaje estuvieron a cargo de Jenny Shircore. Ambas estudiaron las calles, fiestas, juguetes y cuentos de hadas victorianos para inspirarse y usar como referencia. El vestuario, peinado y maquillaje, tanto en las secuencias del mundo real como en los reinos, son una combinación de la vida real y la fantasía.

La obra cuenta con una impresionante puesta en escena, bajo la dirección artística de: Tim Blake, James Lewis, Rebecca Milton y Tom Weaving, sin olvidar el vistoso y extraordinario vestuario de Jenny Beavan. Toda la fantasía que uno puede imaginar, se muestra en la gran pantalla, con una excelente dirección de Lasse Hallström y Joe Johnston. Perfecta actuación de Mackenzie Foy, a quien acompañaremos gustosamente en las aventuras en ese mundo mágico, a un Morgan Freeman, que aunque corta su intervención, borda el personaje, como nos tiene acostumbrados, Keira Knightley, en el papel del hada del reino de los dulces, y no me voy a olvidar de la extraordinaria Misty Copeland, la primera afroamericana en ser primera bailarina del American Ballet Theatre.

El vestido de Sugar Plum, papel interpretado por la actriz Keira Knightley es el más voluminoso de todos los que se hicieron para la película, nada menos para para ella y su increíble personaje, que me recuerda a las características de la película, Alicia en el país de las maravillas del 2010. Para el atuendo utilizaron más de 100 metros de tela y hacer la primera versión del vestido requirió más de 1.000 horas de trabajo.

Los peinados tan especiales de las protagonistas. El maquillaje de Keira refleja la idea de una muñeca. Muestra la belleza de varias muñecas antiguas para el make up de este personaje, por eso lleva un maquillaje pálido con reflejos estratégicamente situados que dan un acabado de porcelana similar al de una muñeca.

Keira Knightley lleva un vestido, que muy seguramente no podrá sentarse fácilmente, lo que concuerda con las pomposas faldas victorianas del pasado. El vestido es de color del azúcar cristalizado. Está elaborado con organza metálica de color rosa, morado, plata y oro, con malla en diferentes tonos de rosa, organza rosa y lila y satén de seda morado. Tiene bordados plateados, trenzas plateadas y diamantes, además de cuentas rosas, perlas y lentejuelas. Beavan comenzó el proceso estudiando los ‘sugar plums’, una especie de gominolas de color malva.

Foy interpreta a Clara. La actriz lleva cinco looks clave en la película. Cuando la conocemos, lleva un cinturón de cuero, un look algo sombrío porque la familia sigue de luto. El vestido de fiesta para la celebración navideña de Drosselmeyer. Una creación de tafetán de seda color lila con organza y gasa. El otro vestidos se trata de un vestido dorado y crema estilo victoriano, realizado con de brocado de seda, organza color crema, seda dorada y malla dorada decorado con perlas, oro y diamantes.

Luego en el cuarto reino para enfrentarse a la Madre Jengibre, su uniforme, hecho de terciopelo verde, lana roja y trenzado dorado, se asemeja al de un soldado de juguete victoriano pintado con colores brillantes.

La culminación del vestuario de Clara es un vestido de coronación que exigió mucho más trabajo que los demás. El vestido es pálido, delicado y luminoso con una variedad de telas, que incluyen organza metálica con estampado oro y lila, organza metálica plateada y lila, organza de color crema con estrellas bordadas. Además de malla dorada y plateada, malla de plata y color lila, tela de seda blanca, encaje blanco y una malla color plata brillante.

Cada diseño imprime la magia de la cinta, construye un universo de utopía que te sumerge en la amplía fantasía del cine. Disfrútenla¡¡¡

Fuente de imágenes: sensacine.com

 

No Comments

Post A Comment