Style With Lilly | FREDDIE MERCURY, FUENTE DE INSPIRACIÓN VIDA Y OBRA.
1455
post-template-default,single,single-post,postid-1455,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

FREDDIE MERCURY, FUENTE DE INSPIRACIÓN VIDA Y OBRA.

Obra de estilo e inspiración en un hombre que marcó generaciones, Freddie Mercury llegó a la pantalla con una obra que refleja parte de su vida y la banda.

“No me importa morir mañana. He vivido, en toda la extensión de la palabra”. Una frase que expresa la vida y obra de Freddie Mercury, el autor de esta misma frase y de “Bohemian Rhapsody”, “Killer Queen”, “Somebody to Love”, “Don’t Stop Me Now” o “We Are the Champions”. Farrokh Bulsara (de origen parsi e indio), así se llamaba realmente Mercury antes de cambiar su nombre, estudió Diseño gráfico y se ganó la vida como maletero y dicen que vendió ropa de segunda mano en el mercado de Kensington, tomó la decisión de cambiar su nombre después de escribir una canción llamada My Fairy King (del disco debut Queen, 1973) en la que plasmó la frase “Mother Mercury, look what they’ve done to me”.

Nació el 5 de septiembre de 1946, fue líder de varias bandas como The Hectics (su primera banda musical), Ibex que pasó a llamarse Wreckage y por supuesto la banda que lo dio a conocer a escalas internacionales: Queen,  grupo que formó junto a Brian May, John Deacon y Roger Taylor.

Su forma de ser demostraba las múltiples personalidades artísticas que dominaba, su poder en el escenario estableció un estilo que conquistó la atención del mundo, generaciones bailaron sus notas musicales, su presencia en el escenario movía el ritmo de la cultura mundial, llamaba a la participación del público, generándose una comunión en la que las extravagancias del artista no eran sino un aliciente más para acudir a los conciertos de Queen. La canción I want to break free es clave para el orgullo gay pues Mercury plantea su aspiración de libertad. El video es una parodia de la telenovela británica Coronation Street y por eso el video fue censurado por MTV en los Estados Unidos y se presentó hasta 1991.

Como solista, la colaboración entre Mercury y la soprano Montserrat Caballé para la creación de la canción oficial de los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992. La última vez que Mercury actuó en un escenario fue el 8 de octubre de 1988 cuando actuó junto a la soprano en Barcelona.

Un hombre enigmático que no tuvo límites en la forma de expresar su deseo de ser reconocido, su estilo reveló inspiraciones que aún se notan en las pistas de moda. Tanto así que podemos encontrar similitudes de algunas de sus propuestas en pasarelas mundiales.

Hedi Slimane, el nuevo fichaje de Celine, derrochó estilo ochentero con chaquetas de cuero que gritaban ‘Freddie Mercury’. Ese símbolo que marcó épocas sólidas de alto calibre, hombres rudos y absoluto negro.

Freddie Mercury llevó para uno de sus conciertos. La cazadora de cuero con detalles blancos y el pantalón ajustado con zapatillas de boxeo, son la prueba de que la influencia del cantante de Queen es evidente, un ilustración de moda que aún representa la actualidad.

Olivier Rousteing usó el brillo que siempre ha usado, y en su última colección de Balmain chaquetas de lentejuelas plateadas y hombros marcados que bien podrían haber pertenecido al siempre sorprendente guardarropa de Freddie Mercury.

Freddie Mercury, estilísticamente hablando, no le tenía miedo a lucir diferente nada y ese fue el motivo por el que su estilo se convirtiera en un auténtico icono. En 1977 actuó en Nueva York con un mono de lentejuelas plateadas completamente ajustado y con un pronunciado escote.

Mugler, para su desfile de primavera de 2019, recurrió a una de las prendas fetiche del cantante de Queen. La camiseta blanca de tirantes con escote pronunciado. Uno de los legados indiscutibles que nos dejó Freddie Mercury.

Vivienne Westwood también ha rescatado en su colección para la próxima primavera una de las prendas que Freddie Mercury defendió como nadie.

Su presencia logró mostrar una completa representación de estilo, recreando ideas que llamaban la atención y que complementaba los maravillosas presentaciones

Tras el lanzamiento del álbum Kind of Magic, en junio de 1986, Freddie Mercury empezó a notar que algo no iba bien en su cuerpo. Empezó a temer que tuviera que ver con esa extraña enfermedad que nadie sabía de dónde venía pero que no paraba de propagarse, el SIDA, y unos meses después, en la primavera de 1987, acudió al médico para hacerse las pruebas. El resultado: era portador del VIH.

El 22 de noviembre de 1991 Freddie Mercury muere, un día después de hacer público que estaba enfermo de Sida. Casi 27 años después de su fallecimiento finalmente se ha estrenado Bohemian Rhapsody. Finalmente el proyecto llega a la gran pantalla, historia de la vida del cantante de Queen y de la banda, tardó ocho años en ver la luz.

Ahora ocupa las carteleras de cines la historia titulada, Bohemian Rhapsody, cinta protagonizada por el actor estadounidense Rami Malek, el guión está a cargo de Anthony McCarten y diseño de vestuario por Julian Day, la historia jamás contada del rey del rock: Freddie Mercury. Si existe una palabra para describir el estilo y la personalidad del cantante de Queen, quizás sea extravagancia, y el trabajo de Julian Day no se queda corto. El trabajo de esta diseñadora seguramente llegará a Los Oscar del 2019, encargada de recrear de la manera más precisa cada uno de los momentos de la vida del cantante y la banda.

No Comments

Post A Comment