Style With Lilly | ESTILISMO EN LA CALLE
1885
post-template-default,single,single-post,postid-1885,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

ESTILISMO EN LA CALLE

Las tendencias y estilismo pueden ser parte fundamental para crear nuevas apariencias a nuestra imagen.

Todos sufrimos por la ropa, el reproducir la expresión “qué me voy a poner hoy”, son muy frecuentes y comunes en el diario vivir de las personas, aunque tengamos mucha ropa entramos en caos. Una forma de vivir al máximo nuestra ropa y estilo, podemos usar técnicas de estilismo que resalten nuestro gusto y cada una de las piezas que usemos de nuestro closet.

Queremos lucir siempre con lo último, y existe una técnica que logra hacer que toda la ropa parezca nueva: las superposiciones. Llámalo layering, llámalo capas (no es lo mismo que la prenda, pero ésta también será uno de los abrigos que hay que buscar con fervor), la cuestión es que colocar distintas piezas una sobre la otra ha sido una técnica común en diversos desfiles… Pero no como hasta ahora. Este regreso tiene una razón de ser y, por tanto, unos nuevos códigos de uso que no está de más empezar a memorizar.

Crear distintos planos en un look no es una táctica nueva, pero sí es cierto que su popularización sucedió hace unos cuatro años, cuando en el street style las editoras de moda y estilo, empezaron a hacer de esta calculada casualidad el eje vertebrador de sus conjuntos: en vez de una técnica para no pasar frío, pasó a ser un camino para dar la tecla del look perfecto. De ese interesante, que tiene varias lecturas en sentido metafórico, pero también literal. Y tenía sentido: la calle como telón de fondo entre desfiles seguía enganchada en la teatralidad fotográfica y en la búsqueda constante de innovación que vino a través de la labor de estilismo más que gracias a cambios y giros en los cortes.

Aprovechar nuevas tendencias monocromáticas y alistar diferentes prendas en tonos similares en un mismo look, o por que no, un look con diferente patrones de cuadros, líneas, e incluso la combinación ecléctica de diferentes patrones o materiales. La cuestión es romper el miedo a lucir diferente.

Otra forma que lo hace más abierto es el Athleisure, quien ha ganado terreno junto al normcore, lo eminentemente femenino estaba relegándose a un segundo plano y parecía hacer falta otra vía para explorar la creatividad. De ello lo notó Vetements, el colectivo liderado por Demna Gvasalia, y lo explotó. Las proporciones oversize hicieron que el juego de capas se elevase a la enésima potencia. El resultado fue, sin atisbo de dudas, una disrupción con respecto a lo que se estaba viviendo.

El street style siempre abrirá formas para nuevos caminos de estilo, el bricolaje de estilo, mezclas y gustos. Los ciclos de las tendencias son cada vez más cortos y estamos volviendo a recuperar looks de 2010 y 2012, incluso algunos de finales de los 2000. Parece que en el próximo otoño-invierno 2019/2020 volveremos a abrazar el layering. Pero tanto público como firmas han aprendido algo: que la contención en el número de superposiciones es un gran aliado para la practicidad y que, sin embargo, no por ello es menos efectista.

Para resumir el tema, el layering es crear armonías de volumen y formas con la ropa, sobreponer prendas en nuestro cuerpo que generen impactos visuales, inclusive con tanta creatividad de blogger, la moda ha tenido una gran apertura de estilos permisivos y vibrantes. Aprovechando que en Colombia empiezan las ferias de moda, usemos la creatividad y usemos varias capas de ropa y disfrutemos la moda como nunca.


No Comments

Post A Comment