Style With Lilly | CANNES SE VISTE DE NEGRO Y SE FORJA DEL PODER DE LAS MUJERES ARTISTAS.
888
post-template-default,single,single-post,postid-888,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

CANNES SE VISTE DE NEGRO Y SE FORJA DEL PODER DE LAS MUJERES ARTISTAS.

La 71 edición del festival de cine de Cannes será recordada como la más reivindicativa hasta la fecha. La sombra de Harvey Weinstein se ha vuelto a plantear como eje de análisis y de comunicación desde la consciencia que tiene la moda con un aporte de crítica A través del discurso de una de sus víctimas, la actriz Asia Argento. A lo largo de este último Festival de Cine de Cannes hemos visto numerosas apariciones estelares con vestidos de alta costura, colas larguísimas, glamour, belleza y actos que se saltaban las normas, como cuando Kristen Stewart se quita los incómodos y costosos zapatos y sigue su camino en la alfombra.

Pero hay muchos más detalles que valen la pena mencionar. La actriz y directora Asia Argento ha clausurado la edición con un discurso contra los abusos sufridos por las mujeres, y hasta hace poco impunes en el mundo del cine. Abusos que ella misma sufrió, siendo la primera en denunciar haber sido violada por el malvado Harvey Weinstein cuando tenía 21 años.

Durante la versión la fuerza de las mujeres se notó con valor e intelecto, la presentación del filme Burning, fue un momento maravilloso para las mujeres y la industria; porque no son quejas sin valor las que las mujeres han pronunciado desde entonces que la bomba de tiempo explotó en hora buena del júbilo feminista. En el marco del festival, Balmain fue el encargado de vestir a las 16 actrices negras que acudieron a la alfombra roja, que protagonizan el documental MY PROFESSION IS NOT BLACK. Este hecho será  lo más recordado de esta edición.

Esta pieza del cine francés expone el color de piel como un factor determinante en el documental, que muestra la falta de diversidad que existe en el sector del cine en Francia y el continuo racismo al que se ven sometidas las actrices negras. Una a una fue llegando en una entrada poderosa, todas armadas de su belleza, juntas y de la mano, con looks coordinados las 16 actrices lucían vestidos y trajes de Balmain en colores blancos, negros y metalizados que configuraron una armonía perfecta. Entre ellas estaban Mata Gabin, Maimouna Gueye, Karidja Toure, Nadege Beausson Diagne, Rachel Khan, Shirley Souagnon, Maimouna Gueye, Sonia Rolland, Magaajyia Silberfeld, Aissa Maiga, France Zobda, Marie-Philomene Nga, Sara Martins, Firmine Richard y Assa Sylla.

Dirigida por Aïssa Maïga, nacida en Dakar, Senegal, pero criada en Francia, My Profession is not Black documenta el sexismo y el racismo al que se han enfrentado las mujeres negras en la industria cinematográfica francesa. La película ya es un gran proyecto en sí misma, pero el hecho de que todas sus actrices posaran en la alfombra roja con una vestimenta diseñada y coordinada por Olivier Rousteing, el primer diseñador negro en una importante firma francesa, hizo de este momento algo épico. También es primera vez que esta casa vista y arme un escuadrón de mujeres diferente a las supermodels del momento.

 

Todos los vestidos pertenecen a la colección de otoño/invierno de 2018 de la firma y, tal y como afirma el propio diseñador, los vestidos se han diseñado adaptándose a los gustos y preferencias de cada una de las actrices. Mientras que algunas se decantaron por conjuntos de traje y pantalón, otras eligieron sofisticados vestidos todos con el plateado y el negro como elemento común.

En unas linda entrevista que Oliver concedió a la Vogue, verdaderamente sorprende el quebranto personal que rompe el artista, contando momentos de su infancia: “Fui adoptado por una familia blanca. La gente solía preguntarle a mis padres cómo podían adoptar a un niño negro y me llamaban bastardo en la cara, así que vi el racismo; Lo he experimentado”, y continúa explicando que no solo experimentó el racismo cuando era niño, sino también más tarde en su carrera en la moda. Continuó diciendo, “La moda se trata de ser moderno, pero a veces no es tan vanguardista. Creo que si fuera blanco, algunas de mis elecciones de diseño podrían haberse tomado de otra manera”. Es sencillo siempre juzgar lo que se ve, no lo que realmente importa, nuestros talentos, pasiones nuestro ser como artistas y humanos.

Fuente:Nylon.com

3 Comments

Post A Comment